NAVEGACION

FIORDO QUINTUPEU
Sobre el extremo sudoeste de América del Sur, se extiende un vasto y desmembrado territorio, que abarca, en términos generales, al menos 12º de latitud, conocido como Región de los Canales o Canales Patagónicos.

Es un territorio de belleza singular e indescriptible, que ofrece un paisaje conmovedor. Un territorio esencialmente marítimo, frío, húmedo, de densos bosques, abundante flora, fauna, viento y extensos campos de hielos -la tercera área más extensa del mundo tras la Antártida y Groenlandia- que a pesar de su aparente rudeza e inhabitabilidad, incluso para el hombre actual, fue colonizado por pueblos cazadores-recolectores nómades que se asentaron hace 6.500 años en la costa y desplazaron en pequeñas embarcaciones (canoas) por este complejo territorio en busca de su alimento (lobos marinos, aves, peces y mariscos).

Toda la región data del Cenozoico y comparte un origen geológico común. El mismo que elevó la cordillera de la Costa y los Andes. En fecha posterior, el territorio se hunde producto del efecto combinado de dos factores. Por un lado, esta el encuentro frente a la península de Taitao, de tres placas tectónicas muy activas: la de Nazca y Antártica, que se mueven hacia el Este, y la Sudamericana, que se desplaza hacia el Oeste. Este proceso, conocido en geología como subducción -el origen de los grandes terremotos de Chile- hunde el borde de la placa Sudamericana. Y por otro, de la acumulación, el peso y la erosión generada por grandes masas de hielo. El avance de estas, generan profundos valles glaciares. Durante los periodos interglaciares (cálidos) al derretirse los glaciares, sube el nivel del mar e inundan los valles interiores, dando origen a un desmembrado territorio y una compleja geografía de islas, islotes, fiordos, glaciares y canales que conforman su fisonomía actual. 

No obstante tener un origen geológico común, la zona presenta dos subregiones diferentes: los Canales Chilotes y los Patagónicos

Los canales chilotes, ubicados en la parte norte de Patagonia, abarcan aproximadamente 4º a 5º de latitud, desde el Seno de Reloncaví hasta la península de Taitao. Son canales de fondos bajos y blandos, con riberas suaves de arena o fango; tal vez porque en el pasado fueron cuencas de grandes lagos, que ocupaban la parte sur del valle central de Chile y luego del hundimiento del territorio, son inundados por el océano. 

Los canales patagónicos, en la parte sur de Patagonia, abarcan de 6 y 7º de latitud, desde el Archipiélago Guayaneco (47°37′00″S) ubicado al final del Golfo de Penas y hasta el Cabo de Hornos. Por su origen ígneo, su relieve es áspero e irregular, de fondo rocoso. En general la región se presenta como una sucesión de tierras altas, con laderas pronunciadas, numerosas cumbres y promontorios similares entre sí, que confunden al navegante. Sus cabos y puntas terminan en forma abrupta, aunque sus canales suelen ser generalmente limpios y abiertos, los hay más estrechos y con fuertes corrientes. Un territorio complejo de navegar, razón por la cual, todas las naves extranjeras que navegan la zona, a pesar de toda la infraestructura de navegación disponible (cartas, cartografía náutica electrónica, mapas faros, balizas, boyas y sistemas de posicionamiento satelital, etc.) deben ser asistidas por prácticos (marino que conduce barcos en aguas peligrosas o de intenso tráfico) chilenos.

La Región alberga uno de los paisajes menos intervenidos y a la vez, más desconocidos y excepcionales del planeta. Un tesoro de biodiversidad que jamás imaginó, ni en sueños conocer y al cual puede acceder en cómodas y seguras embarcaciones, que lo conducirán por este laberinto de canales hasta el frente de los glaciares.

Compartir:

TRADUCTOR

OPERADOR TURISTICO

PESCA EN PATAGONIA CHILE

ALOJAMIENTO RECOMENDADO