20/6/11

ESCALADA EN PATAGONIA

IMAGENLa cordillera de los Andes, una de las más extensas (7500 Km.) y altas del planeta, se extiende desde Colombia hasta el Cabo de Hornos, en el extremo sur del continente americano. 

Al sur del paralelo 43º, en Patagonia, los Andes decrecen significativamente, presentando un aspecto desmembrado y caótico, producto de la compleja historia geológica que le dio origen y los intensos procesos erosivos y de sedimentación glacial que le sucedieron.  

Desde fines del siglo XIX este inexplorado territorio, al sur del paralelo 43º, conocido como Patagonia, comienza a llamar la atención de científicos y montañistas que descubren inexpugnables cumbres asociadas a paisajes de indescriptible belleza escénica, que cautivaran su imaginación y su espíritu de aventura. 

Buena parte de la fama de Patagonia proviene de sus montañas y los relatos épicos de “los conquistadores de lo inútil” (Lionel Terray)…Tras la publicación de “Andes Patagónicos” (1941) del Padre salesiano Alberto De Agostini (otro consumado montañista) y dos míticas expediciones: Lionel Terray al Fitz Roy (1952) y Casimiro Ferrari al cerro Torre (1974), esta región se convierte en ruta obligada para el montañismo mundial de primer nivel. 

Las primeras ascensiones exitosas son llevadas a cabo por Terray y Magnone que alcanzan la cumbre del cerro Fitz Roy o Chaltén (1952). La expedición chilena compuesta por Krahl, Kunstmann, Paya y Vivanco conquista la cima Sur (Punta Bariloche) y cumbre Central del Paine (1955). Los argentinos Meiling, Arnsek y Botazzi y el chileno Saavedra alcanzan la cima del Monte Balmaceda (1957). La expedición liderada por el conde Guido Monzino conquista el Paine Grande y Torre Norte del Paine (1958). Egger y Maestri el Cerro Torre (1959)… Ascensión que generó un debate bastante áspero en torno a su credibilidad, “resuelto” con su segunda ascensión de 1970, no obstante ello, los escaladores a nivel mundial, asumen como la primera ascensión, la “verdadera” del Cerro Torre, a la de Casimiro Ferrari, Conti, Negri y Chiappa de 1974. 

Los ingleses liderados por Bonington y William consiguen ascender la Torre Central del Paine (1963). Armando Aste y el equipo italiano la Torre Sur del Paine (1963) y el mismo Aste en 1966 conquistara la cima del Andrea Oggioni. Para 1968 los italianos Curnis y Dotti escalan el Escudo del Paine, mientras los ingleses Nicol, Gregory y Hibberd conquistan el Fortaleza. El mismo año, los chilenos Anabalón, García, Latorre y Oyarzún alcanzan la cumbre del Cuerno central del Paine. 

El listado pudiese ser casi infinito... Solo señalar que sus montañas siguen siendo un desafío permanente a la voluntad del ser humano e inspirando, con coraje y pasión, páginas humanas y deportivas memorables. Ni las dificultades técnica, ni las hostiles condiciones climáticas, ni el aislamiento geográfico, han impedido seguir extendiendo las fronteras de lo posible sobre las cumbres patagónicas.
Compartir:

TRADUCTOR

OPERADOR TURISTICO

PESCA EN PATAGONIA CHILE

GALERÍA DE IMÁGENES

LIBROS RECOMENDADOS