PATAGONIA URGENTE. ERUPCIÓN VOLCÁN CHAITÉN (V)


El servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) informaba el lunes 13 de mayo que fue posible observar desde isla Talcán la parte superior de la columna eruptiva del volcán Chaitén, estimándose su altura en 8 km sobre el nivel del mar. 

Asimismo, durante un sobrevuelo, se pudo apreciar la ocurrencia de, a lo menos, cuatro explosiones que generaron columnas con una altura similar, las cuales se desplazan en dirección noreste a causa de fuertes vientos del suroeste (80-100 km/h). 

Por la tarde, se sobrevoló el área de la caldera y domo del volcán Chaitén. El flanco norte de la caldera, y hasta la carretera Austral, mostraba varias hectáreas de bosque nativo quemado (2 a 3 km.) debido a flujos piroclásticos menores generados por colapso de la base de la columna eruptiva y/o por explosiones laterales en torno al cráter. Algunos sectores al noreste, también, han sido severamente afectados por flujos piroclásticos de pequeñas dimensiones y los bosques aledaños se encuentran completamente arrasados y quemados. 

El domo (cono) central sigue emitiendo una gruesa columna vertical de gases y cenizas, desde un cráter de aproximadamente 1 km de diámetro, localizado en el flanco norte del domo y que extiende hasta su cima. Los sectores occidental y noroccidental muestran huellas de numerosos flujos piroclastos menores sobre sus flancos, que han quemado toda la vegetación en el interior de la caldera, e incluso, sobrepasando sus bordes hacia el norte. 

Durante la misma inspección, el helicóptero que trasporta a los vulcanólogos del Servicio Nacional de geología y Minería (Sernageomin), instalo una nueva estación sismológica y a requerimiento de la Gobernación de Palena y de la ONEMI (Oficina Nacional de Emergencia) se realizó un reconocimiento aéreo de la ciudad de Chaitén, con el objeto de evaluar informaciones que indicaban el desborde del río Blanco. 

Efectivamente, ayer se pudo confirmar el desborde del Río Chaitén (Blanco) y el arrastre de importantes volúmenes de cenizas y pómez que embancaron este río. Es decir, el cauce se encuentra saturado por sedimentos volcánicos (cenizas y pómez), producto de una “corriente de lodo volcánico” (lahar) que desbordó del cauce, unos 200 metros hacia cada lado, antes y después del puente carretero de acceso a la ciudad. Producto de ello, lo que en un principio fueron aproximadamente 40 viviendas y numerosos vehículos los que quedaron sepultados o sumergidos parcialmente bajo el lodo y/o agua del río, en el día de hoy, se ha transformado en una cruda realidad: el 90% del la ciudad de Chaitén esta inundada o bajo el lodo y la actividad del volcán se ha intensificado. 

Las condiciones no han variado, explico el vulcanólogo Luis Lara de Sernageomin, por el contrario, se ha producido una reactivación de la actividad del volcán. "Se siguen produciendo en la base de la columna pequeños colapsos del material que forman corrientes de partículas que bajan por las laderas quemando lo que se encuentre a su paso". Y agregó: "Eso es lo que sigue pasando, con mayor o menor intensidad, porque de hecho la columna eruptiva sigue tan activa como los días anteriores". Pero también advirtió, que se mantiene la posibilidad de que esa columna caiga de una sola vez, bruscamente, arrasando el evacuado pueblo de Chaitén, a sólo 10 kilómetros del volcán, en pocos minutos… Un hecho que no ha sucedido, pero es una posibilidad real, que en estos momentos ha vuelto. 

El Gobierno chileno, en medio de este panorama, tan incierto como potencialmente peligroso, anunció hoy que el anillo de seguridad de 50 kilómetros en torno al sureño volcán Chaitén, en erupción desde el pasado 2 de mayo, se mantendrá al menos por tres meses más, debido a lo impredecible del fenómeno. El anuncio lo hizo el ministro de Defensa chileno, José Goñi, tras una reunión con la presidenta Michelle Bachelet. 

Muchas de las familias evacuadas de la zona, comento Goñi, han solicitado al Gobierno autorización para ir a sus casas en la localidad de Chaitén, a recoger sus enseres, lo que es "imposible". "Es demasiado peligroso", subrayo. La actividad no ha cesado, por el contrario, en el día de hoy se intensificó, haciendo necesario incluso evacuar a personal de las fuerzas armadas y especialistas que resguardan y monitorean el fenómeno en la zona. 

La tensa espera persiste

Ello se ha traducido en una angustia comprensible de la población erradicada. Años de esfuerzo, de un día para otro, arrasados por la furia incontenible de la naturaleza. Razones hay suficientes para su depresión, pero una vez más es necesario llamar a la tranquilidad, cordura y sensatez de la población en general… Las decisiones que ha tomado el gobierno han sido las correctas. Tensionar innecesariamente a las autoridades que enfrentan una contingencia, ya de por si compleja, con demandas que si bien son loables y atendibles, como salvar sus mascotas o recuperar sus enceres, hacen aun más compleja la búsqueda de soluciones. El peligro es real y latente… El llamado, nuevamente lo hago extensivo a los políticos, periodista, autoridades y población en general, para que no saquen dividendos de una situación compleja y potencialmente peligrosa como esta; instrumentalizando aspiraciones que no guardan relación con este episodio. Demandas que no son generadas por los damnificados, sino por quienes en sus ansias de figurar o robar cámara, se han aprovechado de la coyuntura para exponerlas… No creo que sea ni el momento ni el lugar para reivindicar otras causas.  

Se ha dicho en todos lo términos posibles, especialmente por los vulcanólogos, que esta crisis es demasiado peligrosa e impredecible. No hay registros históricos que permitan augurar un desenlace benigno. En días anteriores, los propios especialistas señalaron: “Una columna eruptiva con estas características está excediendo su punto de equilibrio y debiera estar próximo el momento de su colapso”. Hasta el momento, solo se han producido pequeños flujos piroclásticos y el daño ha sido mínimo… Obviamente, para quienes están directamente afectados, no lo es; porque está todo el esfuerzo de una vida bajo el lodo o el agua, pero el desenlace pudiese ser aun muchísimo más complejo y radical que lo que se ha vivido hasta ahora... La caldera del Diablo aún no se apaga, por lo cual, la invitación es a tener una actitud proactiva para enfrentar la contingencia y no generar más problemas de los que ya existen. Hay que mantener, aún a pesar de los dolorosos momentos que se viven, la calma… Poco se puede hacer. Cuentan con el apoyo del estado y una población, proverbialmente solidaria, que no los abandonará. 

No obstante ello, el peor escenario puede ser la erupción del volcán Pinatubo. No los quiero aterrorizar con este ejemplo, pero si, invitarlos a que tomen conciencia de lo que ello puede significar. Las medidas impulsadas por la autoridad no son antojadizas… El propio ministro Goñi ha dicho: “es la emergencia más compleja de la historia de Chile” y no deja de tener razón… La energía acumulada al interior del volcán Chaitén y necesaria para mantener activa una columna de cenizas y material particulado por más de 13 días, a una altura en promedio de 8 Km., es de una magnitud que no podría cuantificar, pero que obviamente no puede ser subestimada, pudiendo desencadenar consecuencias impredecibles para la región y el futuro de la población. 

¿Sabemos a que nos enfrentamos?... ¡Parece que no! Por ello y por segunda vez, los invito a ver el video del National Geographic Channel, que se difunde por Tu.tv Hispavista (muy didáctico e ilustrativo, en español) que nos puede ayudar a entender y evitar riesgos innecesarios, sin tener que pasar por su traumática experiencia. El volcán Chaitén puede llegar a ser un escenario tan complejo como el del volcán Pinatubo.

A ratos, viendo y escuchando declaraciones, creo que no se tiene conciencia de que enfrentamos una crisis sin precedentes. La reposición de algunos servicios básicos en la ciudad de Futaleufú, no quiere decir que puedan retornar sus habitantes… Con suerte los que permanecen, 250 a 300, con mucho esfuerzo de parte de las autoridades y ellos mismos, han conseguido ofrecer condiciones de habitabilidad, pero ello no quiere decir, que este superada la emergencia… La erupción aún no ha declinado. Las cenizas pueden volver a caer sobre la ciudad. Un poco de paciencia y voluntad. No es fácil para nadie enfrentar esta crisis, pero no ayudemos a agravarla aun más, con ciertas posturas intolerantes, que no facilitan las cosas… Es una CATASTROFE para todos. Nadie la desea, pero debemos asumirla con realismo y que nos sirva de experiencia… Muchas ciudades, a pesar de la abundante información que hay sobre erupciones anteriores, que no es el caso del Chaitén, siguen construyéndose en aéreas potencialmente peligrosas. En Pucón florece una lucrativa actividad inmobiliaria en torno al volcán Villarrica, cuya historia eruptiva y sus consecuencias son ampliamente conocidas y muchos se siguen haciendo los sordos. 

Los volcanes no son ni amigos ni enemigos, pero hay que aprender a convivir con ellos, básicamente porque forman parte de nuestro entorno.
Compartir:

TRADUCTOR

Archivo del blog

OPERADOR TURISTICO

ALOJAMIENTO RECOMENDADO

PESCA EN PATAGONIA CHILE

GALERÍA DE IMÁGENES

LIBROS RECOMENDADOS